menu Home chevron_right

Después de varios años de trabajo en este proyecto musical, Ezequiel González lanza su primer disco solista “VISCERAL”. Compuesto por canciones propias que nacieron en lo profundo de su ser, VISCERAL es una invitación a viajar, a auto-conocernos. 

Son nueve canciones que hablan del tiempo, la vida, el ego, el amor, la muerte, la desnudez, los miedos, la esperanza. 

En la portada se ve la imagen de un niño recién llegado a este mundo, gritando visceralmente que está ahí, que está vivo, que puede respirar. Ese niño es Gael, hijo de Ezequiel y Sol, y fue el médico anestesista quien tomó esta imagen con su teléfono celular. Así, con una calidad no del todo perfecta, pero representando fielmente lo que este disco significa para Ezequiel, es la tapa de esta obra.

 

Más novedades e información en mis redes sociales.

Datos de contacto.

ezequielgonzalezmusica@gmail.com

+54 9 351-3040642

¡Saludo afectuoso y gracias por compartir!

Crónica VISCERAL

Visceral es un disco de nueve canciones, donde cada una de ellas tiene su historia particular, pero a su vez, todas están unidas por hilos formados por personas, lazos construidos por los momentos y lugares donde se fueron tejiendo. Me gustaría contarles y compartirles cómo se construyó esta trama que hoy es un disco de música.

PRIMA

Es la primera canción, y esto es así en gran medida porque esas primeras notas que suenan fueron la melodía que surgió en el instante inmediato luego de poder hacer funcionar, después de mucho trabajo, un nuevo instrumento que me acompañaría durante todo el viaje de la creación de este disco.

Geográficamente esto sucedió en La Calera, ciudad serrana ubicada cerca de Córdoba capital.

El canto habla, en parte, del desentierro del diablo, el paisaje es Jujeño.

El viaje concluye con vientos y voces que vuelan, ese momento fue grabado en San Esteban, muy cerca del Uritorco y su energía ancestral.

VIENTO SUR

Esa misma brisa que nos deja PRIMA, nos lleva volando hasta los montes del sur. Aquí hay una mezcla de emociones que forjaron música y letra. El recuerdo de mis sobrinos patagónicos, las distancias largas, los viajes fríos y los vientos poderosos.

Así Despierto, es el nombre del poema que puede escucharse en mitad del viaje, solo un fragmento, porque la estructura de la canción así lo requería, la obra completa pertenece a Lisandro Rodríguez.

En el final Joaquín Longo nos regala algo de su magia con algún contrapunto flamenco en la guitarra. Y es en esta obra donde se suma interpretando los coros la hermosa voz de Nadia Delmas, quien formará parte de las dos canciones que siguen en la lista.

OESTE y RINCÓN DE HUMANIDAD

Nacieron del trabajo conjunto con Nadia y es algo muy interesante contarles que la primera de estas dos canciones está cantada en una “no-lengua” ya que la melodía que interpreta la voz de Nadia es la grabación de la primera toma que a su vez fue improvisada por Delmas. Realmente una capacidad creativa única.

Luego se suman varias capas más de voces e instrumentos, pero el eje central es esa melodía improvisada. En Rincón de Humanidad la historia cambia. Esta es una canción concebida de manera tradicional en donde con Nadia fuimos creando melodía y letra sobre una armonía pensada por Horacio Burgos, en tiempos donde tomé clases de guitarra con él, como introducción a una zamba que escribí con dedicatoria especial para mi madre, Stella, Tu Saludo en una Flor. Los fragmentos en inglés fueron aportados por Agustin Roca.

QUITARSE EL POLVO

Es una reversión con muchos cambios en letra, melodía y armonía, de una canción que escribí en la adolescencia. Como detalle de color me gustaría contarles sobre un arreglo particular que en la mayoría de los oyentes pasa desapercibido.

Son dos notas tocadas por una guitarra eléctrica que se repiten como un loop cada intervalos de tiempo relativamente largos.

Esta idea musical fue tomada con el mayor de los respetos, y humildemente, de la canción So What de Miles Davis.

Es más, mientras escribo esto pienso que hubiera sido una buena idea samplear esa trompeta y usar el sonido de Davis.

SOL DE ABRIL

Nace del encuentro con dos grandes músicos bellvillenses, David Picolomini (batería) y Sebastian Casalanguida (bajo). Durante unos meses de 2019 fuimos “Cara de Mono”, nos juntábamos a zapar, probar sonidos, arreglos, armonías. Mucho se perdía, quedaba olvidado de un encuentro para el otro, pero hubo algunas ideas, entre ellas el riff inicial de esta canción, que seguirán vivas.

Además es un placer contarles que los arreglos de contrabajo fueron gentileza del genial Guillermo Acosta y suenan teclas a cargo de Matías Donetto.

AGUA

Aquí hay una inmersión total al mundo de la música electrónica. La base de esta obra fue el beat rítmico. Alrededor de esa idea fueron apareciendo armonía y letra. La melodía que va cantando el teclado es una improvisación.  Como instrumento orgánico suena una guitarra criolla que en un fragmento ejecuta un arpegio que es en realidad un estudio de Villa Lobos que me enseñó una gran maestra y compañera, Laura Dos Santos.

La línea de bajo fue la última capa en sumarse y creo que le da al todo una amalgama necesaria que además invita a bailar.

FLUYE EL TIEMPO

es una obra que nació de una armonía y métrica rítmica que me convidó el genial músico y luthier Paul Aguilera. En un patio rodeado de montañas y monte en la localidad de San Esteban, al pie del Uritorco, recuerdo como Paul me enseña un arpegio que va jugando sobre un tiempo de 5 y 7 lo cual me resultó difícil de aprender.

Aguilera fue el encargado de tocar las guitarras que suenan en el comienzo y el final, las que fueron grabadas en La Sonora Ding, sala hecha de adobe, madera y material reciclados, íntegramente.

SÍNDROME DE LA HELADERA VACÍA

Es la amalgama de tres ideas musicales que van jugando sobre el ciclo tonal de Mi menor teniendo como métrica fundamental un compás de 6/8 típico de la chacarera pero que todo el tiempo se entrelaza con la potencia del rock. Las guitarras que suenan en el comienzo fueron grabadas en La Calera con equipos prestados por Agustín Novillo, un Marshall valvular y una viola de luthier que nos hizo soñar. Sobre el final Lucio Calvimonte suelta sonidos galácticos que rebotan en todo el espectro.

La idea fundamental de la obra es recordarnos el fuego y la pureza de la niñez.

ARTE DEL DISCO

En la portada se ve la imagen de un niño recién llegado a este mundo, gritando visceralmente que está ahí, que está vivo, que puede respirar.

Ese niño es Gael, mi hijo y el de Sol. Fue el médico anestesista quien tomó esta imagen con su teléfono celular (Agustín Devani realizó los retoques digitales de la fotografía). Así, con una calidad no del todo perfecta, pero representando fielmente lo que este disco significa para mí, es la tapa de esta obra.

FICHA TÉCNICA

Letra y Música: Ezequiel González.
Excepto: Oeste y Rincón de Humanidad: Ezequiel González y Nadia Delmas; Así Despierto (poema) de Lisandro Rodriguez en Viento Sur.

Todas las canciones fueron grabadas por Ezequiel González en Estudio Nómade.
Mezcla: Eric Wisgikl y Ezequiel González
Master: Eric Wisgikl y Hernan Perez en Dr. Loudness (Bs As)

Ezequiel González: voz, guitarra acústica, guitarra eléctrica, guitarra criolla, teclado, bajo, secuencias, palmas.
Músicos Invitados:
Nadia Delmas: voz en 2, 3, 4.
Joaquin Longo: guitarra criolla en 2.
Guillermo Acosta: contrabajo en 6.
Matías Donetto: teclado en 6.
Paul Aguilera: guitarra criolla en 8.
Lucio Calvimonte: teclado en 9.

Más keyboard_arrow_down Menos keyboard_arrow_up




CONTACTAME









play_arrow skip_previous skip_next volume_down
playlist_play